Wednesday, July 27, 2011

"Las políticas de los partidos conservadores son una receta para el desastre" - Publico.es

"Las políticas de los partidos conservadores son una receta para el desastre" - Publico.es

INDIGNADOS EN MADRID


Javier Méndez de Vigo, Esquerra Socialista-PSPV de Castellò 
De nuevo los indignados toman Madrid, llevan sus reivindicaciones. Mientras tanto la legalidad vigente les separa del Parlamento, convirtiéndolo en un oasis de silencio. Los "Sin" que lucharon primero contra las consecuencias de Bolonia y que fueron los que convocaron junto a DRY el 15M continúan su lucha ya que se niegan a pagar una crisis no provocada por ellos. Que no se sienten representados ni por unos sindicatos que al día siguiente del 29S se sentaron a negociar, para aceptar el marco del "Ajuste", ni se sienten representados por unos representantes que nos meten el tijerazo.

Los "Sin" que consideran intolerable la especulación que se produce con algunos derechos sociales y que por esto mismo nos dicen que hoy día en esta piel de toro "acceder a un puesto de trabajo no significa ya hoy materializar el derecho a un trabajo digno: becas no remuneradas con abusivas condiciones, empleados temporales y, en muchos casos, sin cotización a la seguridad social, remuneraciones en negro, contrato de cuatro horas en los que curras ocho, jornadas partidas que impiden toda vida fuera del centro de trabajo, salarios de vergüenza, clima de competitividad extrema, incertidumbre sobre las renovaciones, condiciones de pésimo trato, ausencia de participación en las decisiones.... esto es lo que las empresas reservan para nosotros" [Juventud sin futuro]

Estos jóvenes volvieron a tomar Madrid en pleno verano, en plenas vacaciones y después de que algunos realizaran la Marcha de los Indignados. Consignas de todo tipo, pero en lo fundamental contra la crisis, contra el Pacto del Euro; contra el corsé de la Deuda y con las ideas bastante claras, que podríamos resumir en la siguiente pregunta: ¿Por qué hay miles de millones de euros para salvar a los que causaron la crisis y no los hay para profundizar el Estado del Bienestar? ¿Por qué se socializan las pérdidas y se privatiza la riqueza? Esta claro, por eso una de las consignas que más se corearon fue el de Nacionalización, o que la "Crisis que la paguen ellos? Los "Sin" reivindican el no retroceso de los derechos, la profundización de la democracia......

Ríos de tinta se han escrito sobre quien hay detrás, sobre si están manipulados por este o aquel espectro político. Incluso se habla de infiltraciones. Pero el 15M es un Movimiento Social que a pesar de su inocencia recoge la historia de aquellos movimiento como el altermundialista, y avanza por su propio pie. Y como cualquier Movimiento social es interclasista. Lo dicho se vio claramente el 24J en Madrid.

Dos manifestaciones en una; la heterogeneidad, la diferencia dentro de la unidad. El Paseo del Prado recogió al Movimiento heterogéneo con sus consignas, pero hubo un cortejo propio. Por el lado izquierdo del Paseo, ocupando por tanto toda la calzada comenzó a caminar el cortejo Anticapitalista con su propia cabecera y su propia organización. Allí encontramos a la generación del Mayo 68 y de la Transición, con la nueva generación. Anticapitalistas como los compañeros de Zaragoza o los compañeros de IA bajo una misma pancarta: "En contra de la dictadura de los Mercados" y gritando consignas como "hace falta ya una Huelga General". Pero hubo una consigna que sintetizaba todo los que sentía la inmensa marea que llenó pacíficamente Madrid y esta no es otra que la que afirmaba que "EL ORO DE LA BANCA ES LA SANGRE DEL OBRERO".

25/07/2011

Sunday, July 10, 2011

Saramago: "La conciencia como alternativa al Neoliberalismo"


Alternativas al Neoliberalismo
"La Izquierda con Saramago".
Cáceres 23 de febrero de 1999
José Saramago, Julio Anguita y Manolo Cañada.
Presentan: Manuel Cruz y Teresa Rejas.
Organizado por Izquierda Unida de Extremadura (lo que no deja de ser paradójico vistas las últimas noticias que nos llegan de allí)

Entrevista al economista mexicano Alejandro Nadal Egea sobre la crisis financiera


 Con motivo de las Jornadas de Economía Crítica organizadas en MAdrid por Economistas sin Fronteras, ATTAC y Plataforma 2015, ATTAC.TV entrevista a Alejandro Nadal Egea, Doctor en Economía por la Universidad de París y Profesor de Teoría Económica del Colegio de México.

http://www.attac.tv/altermedia/2010/06/120

RUBALCABA Y ZAPATERO O LA CUADRATURA DEL CÍRCULO

Por Juan Torres López*
El vicepresidente del gobierno que suprimió el impuesto sobre el patrimonio deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que va a establecer el impuesto sobre el patrimonio.
El vicepresidente del gobierno que hizo el recorte de derechos sociales más grande de la democracia deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que lo suyo es "la igualdad de oportunidades".
El vicepresidente del gobierno que se puso de acuerdo con el Partido Popular para no cambiar una ley electoral que chirría con la democracia deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que va a cambiar la ley electoral para que haya más democracia.
El vicepresidente de un gobierno que ha reducido la carga fiscal de los bancos y del gran capital y que hizo oídos sordos cuando los propios inspectores del Banco de España denunciaban la irresponsable acumulación de riesgo de los bancos, o que ha votado en el parlamento varias veces contra la dación de pago, deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que "habrá que pedirles a las cajas y a los bancos que den una parte de sus beneficios para la creación de empleo".
El vicepresidente de un gobierno que en cuanto comenzó la crisis renunció a todos los de por sí escasos avances en  materia de igualdad de género (incluso lo que estaba obligado a realizar por mandato legal como el permiso de paternidad) y que liquidó el Ministerio de Igualdad deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que hay que acabar con "la intolerable brecha salarial entre las mujeres y los hombres" y que a él "le gusta el contrato a tiempo parcial, creo que debemos incentivarlo", cuando esa es la forma con que se está procurando que las mujeres entren por la puerta de servicio en el mercado de trabajo..
El vicepresidente de un gobierno que no ha evitado que los salarios, y por tanto el poder adquisitivo de los trabajadores, hayan dejado de disminuir desde que tomó posesión, que va a regalar las cajas de ahorros al capital privado o que va a privatizar empresas públicas a bajo precio deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que "tenemos que estar ahí para asegurarnos que los españoles no pierden ni un solo euro".
El vicepresidente de un gobierno que ha dejado que los especuladores apenas tributen manteniendo las SICAV o que el impuesto sobre la renta llegue hasta el 45% en el tipo de gravamen sobre las rentas del trabajo mientras mantiene uno tipo proporcional del 19-21% para las ganancias de capital en bolsa, intereses financieros, etc. deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que "tenemos que defender a los que progresan con esfuerzo y no a los que lo hacen especulando y engañando".
El vicepresidente de un gobierno que acaba de votar hace unos días en el Congreso de los Diputados contra de la persecución contra las grandes fortunas y los paraísos fiscales, contra la necesidad de hacer público el listado de denunciados por delito fiscal, de aplicar un gravamen especial sobre movimientos de fondos con paraísos fiscales en la normativa del IRPF y del Impuesto sobre Sociedades o de prohibir a las entidades bancarias españolas tener filiales o sucursales en ellos, deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que "es intolerable, es indecente, es absolutamente inmoral que el mundo viva con los paraísos fiscales" y que hay que acabar con ellos.
El vicepresidente de un gobierno que se puso de acuerdo con el Partido Popular para endurecer y dificultar la presentación de iniciativas populares o candidaturas no partidarias a las elecciones deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que "no es razonable que los ciudadanos solo se pronuncien cada cuatro años".
El vicepresidente de un gobierno que cambió de la noche a la mañana en mayo de 2010 la política y sus principios de gestión sin consultar a sus votantes ni ofrecer resistencia alguna deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que esos principios "siempre los hemos mantenido".
El vicepresidente de un gobierno que ha dado miles de millones a la banca sin exigir el más mínimo control deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que "si el Estado pone dinero tiene que estar ahí para gestionar bien ese dinero, para asegurarse que va realmente para aquello para lo que se destina que es el saneamiento".
El vicepresidente de un gobierno cuyo presidente afirma que "bajar impuestos es de izquierdas" y cuyo ministro de economía Pedro Solbes afirmaba que su principal orgullo era "no haber aumentado el gasto público" deja un día el gobierno y al siguiente se presenta como candidato a presidente del gobierno diciendo que "no voy a acordar nada que debilite nuestro sistema de salud. Y nada es nada", sin explicar cómo piensa cuadrar ese círculo.
Y al acabar este discurso del nuevo candidato, al presidente del gobierno que ha hecho todas esas cosas, José Luis Rodríguez Zapatero, le preguntan su opinión estas promesas totalmente contrarias a lo que él ha hecho, según ha dicho en varias ocasiones con plena convicción, y afirma que le parece "magnífico".
A mí me gustaría creer que Rubalcaba va a hacer todas esas cosas, que no llevará a cabo lo que hasta ahora ha realizado en el gobierno y que conducirá a España por la senda contraria a la que ha transcurrido cuando él ha sido vicepresidente. De verdad que me gustaría creerlo y creer también que para ello no se rendirá vergonzantemente y en silencio ante los poderes financieros, como ahora, sino que será valiente y que se enfrentará a ellos con dignidad y decisión.
De verdad que me gustaría creerlo, pero es que no puedo. No puedo creer que alguien pueda tener un cambio tan radical de opinión de un día para otro. O se engañaba a sí mismo estando en ese gobierno o nos está engañando ahora.
*Juan Torres López es catedrático de economía aplicada en la Universidad de Sevilla.
10/07/11

Monday, July 4, 2011

Desalojan la acampada de Valencia?

ESTAN DESALOJANDO LA ACAMPADA VALENCIA Y PARECE SER QUE HAY UN DETENIDO. ESTA TARDE, SEGUN COMENTA UN MIEMBRO DE LA COMISION DE POESIA, ASAMBLEA EXTRAORDINARIA A LAS 20.00 HORAS! pasalo!

Deudocracia - Documental sobre los orígenes de la crisis griega


Este documental de Katerina Kitidi y Aris Hatzistefanou ayuda a comprender gran parte de los problemas que vive Grecia. El documental relata las raíces de la deuda griega desde la revolución de 1821 con los préstamos británicos que fueron emitidos, y relata que a lo largo de los 190 años de su historia reciente Grecia siempre ha vivido de prestado. Sólo en un período ha prestado dinero y fue justamente durante la ocupación alemana de Grecia. El análisis se centra en la actual crisis económica, y sus orígenes que datan desde la década de los años 70.

Sunday, July 3, 2011

"La Unión Europea no está rescatando a Grecia, sino a los bancos alemanes"

JOSEPH E. STIGLITZ Premio Nobel de Economía en 2001
Crítico con la ortodoxia neoliberal, el catedrático de la Universidad de Columbia arremete con dureza contra las políticas de austeridad, que considera que pagan los ciudadanos con sacrificios que los gobiernos no pueden explicar

"La Unión Europea no está rescatando a Grecia, sino a los bancos alemanes"

A un economista bregado en la crítica como Joseph Stiglitz (Gary, Indiana, 1943) no le tiembla la voz cuando señala los responsables de la crisis ante un público que, en parte, podría sentirse aludido por sus reproches. Ni cuando denuncia las crueles consecuencias sociales que acarrearán las medidas de austeridad que se han impuesto como prioridad la Unión Europa o Estados Unidos para salir de la crisis. Y mucho menos cuando pide decir las cosas por su nombre y no hablar de rescate de Grecia, Irlanda o Portugal cuando, a su juicio, en realidad "se trata de una protección de los bancos europeos". El premio Nobel de Economía 2001 y catedrático en Columbia es igual de implacable con el fundamentalismo de mercado ante el auditorio repleto de empresarios del Círculo de Economía de Barcelona que en sus artículos de opinión y sus libros.
Antes de su charla, atiende a EL PAÍS en una sala del hotel de Sitges donde el lobbyempresarial catalán celebra cada año sus jornadas. Afable y tranquilo, Stiglitz es capaz de indignarse, por ejemplo, porque el presidente de EE UU, Barack Obama, a quien asesoró, se haya rodeado de quienes, en su opinión, provocaron la crisis. Ya en su último libro, Caída libre(Taurus, 2010), no ahorra críticas al presidente estadounidense en un ejercicio de honestidad. En la revisión de esa obra, en octubre del año pasado, se refirió al duro ajuste en las cuentas públicas españolas. "Por ahora, España no ha sido atacada por los especuladores, pero puede ser solo cuestión de tiempo", concluyó entonces.
Pregunta.¿Sigue pensando lo mismo ahora?
Respuesta.España está en una situación diferente a la de Grecia. Empezó la crisis con una deuda pública del 60% de su producto interior bruto (PIB), y no del 130%. Sin embargo, el desempleo es más grave. En gran medida, la respuesta no está en las manos de España. Si se crea un fondo solidario europeo que permita contribuir al crecimiento de España, el país no tendrá ningún problema. Lo tendrá si Europa falla.
P.Las dudas acerca de que Grecia pueda afrontar el pago de su deuda soberana son hoy un quebradero de cabeza para la Unión Europea. ¿La reestructuración de su deuda es la salida?
R.La mejor solución sería la creación de un fondo solidario europeo, con el cual se ayudara a que Grecia restaurara su crecimiento. Alemania podría seguir expandiéndose, los bancos europeos realizarían más inversiones en el país y se estimularía la economía. Eso permitiría, a su vez, restablecer el crecimiento, mejorar los ingresos públicos y reducir el déficit. Así que con estos compromisos, los intereses de la deuda griega bajarían y el país podría cumplir con sus obligaciones.
P.Pero...
R.Sí, nada de eso va a pasar.
P.¿Entonces?
R.Esa sería la mejor solución. Si la Unión Europea no presta asistencia pública, los mercados siguen con esta visión negativa, los intereses siguen muy altos y los países de la Unión rechazan postergar los plazos para devolver la deuda... En ese caso, la reestructuración es inevitable.
P.El rechazo a los rescates ha dado alas a partidos de ultraderecha del norte de Europa, como en el caso de Finlandia. En ese contexto, ese fondo que propone no se antoja muy factible...
R.La pregunta es: ¿se trata un rescate a Grecia o a los bancos alemanes? Es exactamente la pregunta a la que me enfrenté cuando estaba en el Banco Mundial y fuimos "al rescate" de México, Corea, Tailandia o Indonesia. No, no estábamos salvando a esos países, sino a los bancos occidentales. Y puesto que no quisimos llamarle "el rescate de los bancos occidentales", decidimos que se trataba de un rescate a esos países. Y es lo que está pasando ahora: estamos rescatando a los bancos alemanes, por lo que debería llamarse así.
"La mejor solución para Grecia es crear un fondo de solidaridad europeo para su recuperación"
P.Lo que usted plantea pone a los Estados en otro aprieto, entonces. ¿Cómo explican los Gobiernos a los ciudadanos que hay dinero para rescatar a los bancos y luego les imponen medidas de austeridad?
R.No pueden. La respuesta es que o Europa muestra su solidaridad o no puede pedir a los ciudadanos de esos países que sacrifiquen sus vidas a través de su bienestar para salvar a los bancos, cuando estos fueron los que causaron los problemas primero. Ahí está en juego el concepto de justicia social.
P.Habrá oído acerca de las protestas y acampadas que se han producido en las principales plazas de España. ¿Son un reflejo de eso?
"Las protestas en España eran inevitables con los altos niveles de desempleo que hay"
R.Esas protestas eran inevitables, con los niveles de desempleo que tiene España. Sin embargo, las protestas no son normalmente lugares donde se articulen filosofías económicas. Son una reflexión, una expresión de que algo va mal, una demanda de soluciones cuando no se ha hallado diagnóstico.
P.Entre otras cosas, en el centro de las críticas de esas protestas están la corrupción política y las medidas de austeridad.
R.Ellos ponen en el mismo saco ambas cosas. Una de las vías de la corrupción era la burocracia. Pero en lo que a esta crisis se refiere, no lo ha sido. Como lo fue en el pasado, la corrupción es uno de los problemas de hoy. No obstante, la definimos de una forma banal, como una corrupción social de los políticos. Estamos hablando de otra cosa, de influencia política, que se basa, por ejemplo, en las contribuciones para las campañas electorales. Es legal, pero ese sistema no funciona bien para la mayoría de los ciudadanos.
P.Tras encadenar años de abundancia, los países de la Unión Europea, entre ellos España -y ahora también Estados Unidos-, ahora deben recortar su gasto para enderezar sus cuentas públicas. ¿Es la única vía para salir de la crisis?
R.No, ese es el camino erróneo. La austeridad nos llevará a un bajo crecimiento que significará recaudar menos impuestos y acumular más gastos para atender a las personas desempleadas y otras necesidades sociales. Y la reducción de déficit va a ser mínima y, en cualquier caso, decepcionante. Mientras tanto, las consecuencias sociales a corto y largo plazo serán enormes. Y las económicas, también. Por ejemplo, y esto es relevante en particular en España, cuando los jóvenes desempleados llevan mucho tiempo sin trabajar pierden sus capacidades, con lo que se está destruyendo el activo más importante del país, que es el capital humano. Además, resulta mucho más complicado reintegrarlos al mercado de trabajo, y cuando encuentran un empleo la actividad ha descendido y los salarios también lo han hecho.
P.¿Entonces los recortes significan prolongar la crisis?
R.Las perspectivas a largo plazo son que la economía se debilita todavía más. A mi modo de ver, una estrategia de austeridad no sirve para la recuperación. Necesitamos pensar cómo hacer crecer la economía y simultáneamente, a medio y largo plazo, ir reduciendo el déficit. Y hay formas para hacerlo. La mayor parte del déficit se debe a un bajo crecimiento. Cuando se restablece, se solventa el problema, puesto que el déficit no es la causa del crecimiento bajo, sino al revés: el bajo crecimiento es la causa del déficit. Esa es la idea que la gente debe entender. Debemos pensar, pues, estrategias que promuevan el crecimiento con un impacto positivo sobre el déficit.
P.¿Por ejemplo?
R.Puesto que las clases bajas consumen más que el resto, si cambiamos la presión fiscal de la clase media y la pasamos a los ingresos más altos, resulta que con los mismos ingresos tributarios conseguimos más estímulos o que con el mismo estímulo conseguimos recaudar más.
P.Antes recordaba que el déficit no es la causa de la crisis. Las cuentas públicas de Irlanda exhibían superávit antes de la recesión y las de España también lo tuvieron durante tres ejercicios.
R.Exacto. Eso prueba por qué era erróneo el marco europeo basado en que todo lo que se necesitaba para que el euro funcionara era lograr la convergencia. ¡Esos eran dos países que lo estaban haciendo de acuerdo con la fórmula!
P.En la primera etapa de la crisis, parecía que había un amplio consenso en que debían regularse más los mercados. Incluso varios presidentes de Gobierno hablaron de "refundar el capitalismo". ¿Dónde quedó todo eso?
"Las medidas de austeridad son un error y la reducción del déficit será decepcionante"
R.Los políticos... Parece que las fuerzas políticas que permitieron la desregulación de los mercados y los beneficios y que crearon este tipo de capitalismo disfuncional pretendieron prevenir una destrucción de su capitalismo. Esto no debería ser una sorpresa. Las demandas para una reforma fueron de algún modo captadas en la campaña de Obama, que estuvo marcada por el cambio. Pero ahora Obama tiene el mismo equipo económico que contribuyó a la crisis. Ya no podemos esperar un cambio.
P.¿Los recortes en el Estado de bienestar no dejarán a los Gobiernos con menos capacidad para afrontar la próxima crisis?
"Obama se ha rodeado de quienes causaron la crisis. Ya no podemos esperar un cambio"
R.Sí. Claramente, la crisis está minando las capacidades para actuar en otra que pueda venir, y además no hemos realizado el trabajo regulatorio para reducir las probabilidades de caer en otra crisis. De hecho, en Estados Unidos las cosas están peor, y no mejor que antes.
P.España no solo se emplea en recortar el déficit, sino que se enfrenta a un problema de competitividad. Puesto que el Gobierno no tiene ya en sus manos la política monetaria, ¿se puede recuperar a través de un ajuste de los sueldos?
R.Si la gente no tuviera ninguna deuda, conceptualmente se podría pensar en una bajada uniforme de salarios y precios domésticos, que sería análoga a una devaluación. Pero la gente sí tiene deudas contraídas, en euros, y sería más complicado afrontarlas con una rebaja de los sueldos. Esa solución solo nos llevaría a un empobrecimiento. Por eso, decir que para recuperar la competitividad basta con bajar sueldos es ignorar una realidad básica de la economía moderna.
P.El Banco Central Europeo ha avanzado una próxima subida de los tipos de interés, lo cual complica la salida de la crisis de España. ¿Cómo debería afrontarla el Gobierno?
R.Los Gobiernos que se apoyan en los tipos de interés se olvidan de que disponen también de instrumentos regulatorios que pueden incidir en la disponibilidad de los bancos para volver a prestar. Para lograr esos efectos, pueden efectuarse cambios en la regulación o bien en los requerimientos de reservas de los bancos.
P.¿Está el euro en peligro?
R.No debería estarlo. Existe una hoja de ruta a través de la cual el euro podría emerger con mayor fortaleza, pero no parece que Alemania quiera seguirla ahora. Cada vez más gente reconoce que hay dos caminos. Uno es moverse y apostar por una Europa más fuerte, reconocer que se cometió un error porque no se terminó el proyecto del euro y acabarlo. Eso acarrea un trabajo fiscal. Hay otra posibilidad, que es la de no considerar que es un proyecto inacabado y que hay que abandonarlo. Pero el marco actual no es viable.
P.El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet ha propuesto un ministerio de Economía para Europa, con competencias fiscales y tutela del sistema financiero. ¿Habría que avanzar hacia esa dirección?
R.A largo plazo, la Unión Europea necesita algo así. Pero hay que tener en cuenta que con la creación del euro los países cedieron dos instrumentos [los tipos de cambio y los tipos de interés]. Y esto se llevará otro instrumento.
P.¿Entonces qué debe hacer la Unión Europea, avanzar hacia una integración fiscal o no hacerlo?
R.Europa necesita un sistema de financiación más integrado. En Estados Unidos es federal, no está completamente integrado. Dos terceras partes corresponden al nivel federal y un tercio al estatal y local. En Europa, solo un 1% está en manos del sistema federal, lo cual no es equilibrado.
P.¿Eso no requiere también una mayor integración política?
R.De hecho el sistema económico europeo está más integrado que el político. Y ese modelo de integración debe ser capaz de funcionar en un contexto en el que las partes pueden experimentar diferentes shocks. Por ejemplo, en Estados Unidos hay un marco adecuado de integración, aunque no perfecto. Si California sufre un shock, hay vías para que el sistema vaya a ayudarla. Europa no tiene una política económica uniforme o una doctrina ante circunstancias diversas.
P.¿Se están alimentando nuevas burbujas? Hay analistas que hablan de Brasil u otros emergentes...
"Europa tiene dos caminos: continuar o con el proyecto inacabado del euro o abandonarlo"
R.La política de la Reserva Federal contribuyó a crear liquidez. Y en un nuevo mundo de integración global monetaria, donde el dinero puede ir donde quiere, la liquidez busca los retornos más altos y crea burbujas. La respuesta es sí, pero en cierta medida los países están intentando compensar esos efectos. Su éxito está por ver.
P.Ha sido muy crítico con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque alabó el viraje que le dio Dominique Strauss-Kahn antes de que tuviera que dimitir. ¿Qué escenario se abre ahora?
"El sucesor de Strauss-Kahn debe seguir con sus reformas y dar transparencia al FMI"
R.Durante mucho tiempo he destacado lo importante que sería tener un líder de los países emergentes. Pero también lo es tener un sistema abierto y transparente, e incluso un buen líder, con independencia del lugar donde nació. Si la mejor persona para llevar a cabo esa tarea de transparencia es francesa, eso no debería ser un impedimento. Las reformas que puso en marcha Strauss-Kahn deben continuar y no debe darse ningún paso atrás. Para mí, prima la filosofía económica al país de procedencia.
P.¿Cuál es su candidato: la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, o el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens?
R.México es un Gobierno muy conservador, que trató de hacer una aproximación a la austeridad y no funcionó demasiado para el país. Desconozco si ha articulado una propuesta sobre lo que haría en el caso de Grecia u otros Estados. Pero si él cree en la austeridad, que es el enfoque oficial, debo pensar que esa visión es errónea. En el caso de Lagarde, sí sé lo que ha hecho en Francia. Y ella sí ha sido muy explícita acerca de la necesidad de una regulación de los bancos.

Fuente: http://www.elpais.com/especial/35-aniversario/economia/_la_union_europea_no_esta_rescatando_a_grecia_sino_a_los_bancos_alemanes_.html


Los indignados, en cómic

Apolo y los indignados


01-07-2011
Nació con la depresión económica. Apolo, un antihéroe de cómic, que dice las cosas sin rodeos. Con inocencia cruel, como los niños. En otoño se materializó con 'Politik', un volumen sobre la crisis. Ahora le da continuidad en estas páginas creadas para 'El País Semanal' sobre personajes dolorosamente cercanos. Por Emma Reverter y Màriam Ben-Arab.



Ver en: http://www.elpais.com/fotogaleria/indignados/comic/elpgal/20110701elpepusoc_3/Zes/1

I need you so much closer... so come on! (15M-19J)


Video clip musical: Hemos estallado como la primavera!

Antonio Muñoz Molina: Hora de despertar

Hora de despertar

He pensado desde hace muchos años, y lo he escrito de vez en cuando, que España vivía en un estado de irrealidad parcial, incluso de delirio, sobre todo en la esfera pública, pero no solo en ella. Un delirio inducido por la clase política, alimentado por los medios, consentido por la ciudadanía, que aceptaba sin mucha dificultad la irrelevancia a cambio del halago, casi siempre de tipo identitario o festivo, o una mezcla de los dos. La broma empezó en los ochenta, cuando de la noche a la mañana nos hicimos modernos y amnésicos y el gobierno nos decía que España estaba de moda en el mundo, y Tierno Galván -¡Tierno Galván!- empezó la demagogia del político campechano y majete proclamando en las fiestas de San Isidro de Madrid aquello de “¡ El que no esté colocao que se coloque, y al loro!” Tierno Galván, que miró sonriente para otro lado, siendo alcalde, cuando un concejal le trajo pruebas de los primeros indicios de la infección que no ha dejado de agravarse con los años, la corrupción municipal que volvía cómplices a empresarios y a políticos.

Por un azar de la vida me encontré en la Expo de Sevilla en 1992 la noche de su clausura: en una terraza de no sé qué pabellón, entre una multitud de políticos y prebostes de diversa índole que comían gratis jamón de pata negra mientras estallaban en el horizonte los fuegos artificiales de la clausura. Era un símbolo tan demasiado evidente que ni siquiera servía para hacer literatura. Era la época de los grandes acontecimientos y no de los pequeños logros diarios, del despliegue obsceno de lujo y no de administración austera y rigurosa, de entusiasmo obligatorio. Llevar la contraria te convertía en algo peor que un reaccionario: en un malasombra. En esos años yo escribía una columna semanal en El País de Andalucía, cuando lo dirigía mi querida Soledad Gallego, a quien tuve la alegría grande de encontrar en Buenos Aires la semana pasada. Escribía denunciando el folklorismo obligatorio, el narcisismo de la identidad, el abandono de la enseñanza pública, el disparate de un televisión pagada con el dinero de todos en la que aparecían con frecuencia adivinos y brujas, la manía de los grandes gestos, las inauguraciones, las conmemoraciones, el despilfarro en lo superfluo y la mezquindad en lo necesario. Recuerdo un artículo en el que ironizaba sobre un curso de espíritu rociero para maestros que organizó ese año la Junta de Andalucía: hubo quien escribió al periódico llamándome traidor a mi tierra; hubo una carta colectiva de no sé cuantos ofendidos por mi artículo, entre ellos, por cierto, un obispo. Recuerdo un concejal que me acusaba de “criminalizar a los jóvenes” por sugerir que tal vez el fomento del alcoholismo colectivo no debiera estar entre las prioridades de una institución pública, después de una fiesta de la Cruz en Granada que duró más de una semana y que dejó media ciudad anegada en basuras.

El orgullo vacuo del ser ha dejado en segundo plano la dificultad y la satisfacción del hacer. Es algo que viene de antiguo, concretamente de la época de la Contrarreforma, cuando lo importante en la España inquisitorial consistía en mostrar que se era algo, a machamartillo, sin mezcla, sin sombra de duda; mostrar, sobre todo, que no se era: que no se era judío, o morisco, o hereje. Que esa obcecación en la pureza de sangre convertida en identidad colectiva haya sido la base de una gran parte de los discursos políticos ha sido para mí una de las grandes sorpresas de la democracia en España. Ser andaluz, ser vasco, ser canario, ser de donde sea, ser lo que sea, de nacimiento, para siempre, sin fisuras: ser de izquierdas, ser de derechas, ser católico, ser del Madrid, ser gay, ser de la cofradía de la Macarena, ser machote, ser joven. La omipresencia del ser cortocircuita de antemano cualquier debate: me critiacan no porque soy corrupto, sino porque soy valenciano; si dices algo en contra de mí no es porque tengas argumentos, sino porque eres de izquierdas, o porque eres de derechas, o porque eres de fuera; quien denuncia el maltrato de un animal en una fiesta bárbara está ofendiendo a los extremeños, o a los de Zamora,o de donde sea; si te parece mal que el gobierno de Galicia gaste no sé cuántos miles de millones de euros en un edificio faraónico es que eres un rojo; si te escandalizas de que España gaste más de 20 millones de euros en la célebre cúpula de Barceló en Ginebra es que eres de derechas, o que estás en contra del arte moderno; si te alarman los informes reiterados sobre el fracaso escolar en España es que tiene nostalgia de la educación franquista.

He visto a alcaldes y a autoridades autonómicas españolas de todos los colores tirar cantidades inmensas de dinero público viniendo a Nueva York en presuntos viajes promocionales que solo tienen eco en los informativos de sus comarcas, municipios o comunidades respectivas, ya que en el séquito suelen o solían venir periodistas, jefes de prensa, hasta sindicalistas. Los he visto alquilar uno de los salones más caros del Waldorf Astoria para “presentar” un premio de poesía. Presentar no se sabe a quién, porque entre el público solo estaban ellos, sus familiares más próximos y unos cuantos españoles de los que viven aquí. Cuando era director del Cervantes el jefe de protocolo de un jerarca autonómico me llamó para exigirme que saliera a recibir a su señoría a la puerta del edificio cuando él llegara en el coche oficial. Preferí esperarlo en el patio, que se estaba más fresco. Entró rodeado por un séquito que atascaba los pasillos del centro y cuando yo empezaba a explicarle algo tuvo a bien ponerse a hablar por el móvil y dejarnos a todos, al séquito y a mí, esperando durante varios minutos. “Era Plácido”, dijo, “que viene a sumarse a nuestro proyecto”. El proyecto en cuestión calculo que tardará un siglo en terminar de pagarse.

Lo que yo me preguntaba, y lo que preguntaba cada vez que veía a un economista, era cómo un país de mediana importancia podía permitirse tantos lujos. Y me preguntaba y me pregunto por qué la ciudadanía ha aceptado con tanta indiferencia tantos abusos, durante tanto tiempo. Por eso creo que el despertar forzoso al que parece que al fin estamos llegando ha de tener una parte de rebeldía práctica y otra de autocrítica. Rebeldía práctica para ponernos de acuerdo en hacer juntos un cierto número de cosas y no solo para enfatizar lo que ya somos, o lo que nos han dicho o imaginamos que somos: que haya listas abiertas y limitación de mandatos, que la administración sea austera, profesional y transparente, que se prescinda de lo superfluo para salvar lo imprescindible en los tiempos que vienen, que se debata con claridad el modelo educativo y el modelo productivo que nuestro país necesita para ser viable y para ser justo, que las mejoras graduales y en profundidad surgidas del consenso democrático estén siempre por encima de los gestos enfáticos, de los centenarios y los monumentos firmados por vedettes internacionales de la arquitectura.

Y autocrítica, insisto, para no ceder más al halago, para reflexionar sobre lo que cada uno puede hacer en su propio ámbito y quizás no hace con el empeño con que debiera: el profesor enseñar, el estudiante estudiar haciéndose responsable del privilegio que es la educación pública, el tan solo un poco enfermo no presentarse en urgencias, el periodista comprobando un dato o un nombre por segunda vez antes de escribirlos, el padre o la madre responsabilizándose de los buenos modales de su hijo, cada uno a lo suyo, en lo suyo, por fin ciudadanos y adultos, no adolescentes perpetuos, entre el letargo y la queja, miembros de una comunidad política sólida y abierta y no de una tribu ancestral: ciudadanos justos y benéficos, como decía tan cándidamente, tan conmovedoramente, la Constitución de 1812, trabajadores de todas clases, como decía la de 1931.

Lo más raro es que el espejismo haya durado tanto.

Fuente: http://antoniomuñozmolina.es/2011/05/hora-de-despertar/ (web del autor)

Économistes Atterrés

En Francia un grupo de economistas "indignados" (y aterrados) ante el monopolio intelectual del neoliberalismo en el mundo académico acaba de crear un movimiento, "Les économistes atterrés" (Los economistas aterrados) para denunciar esta situación:

http://atterres.org/


Friday, July 1, 2011

Eduardo Galeano y los Indignados - 15 M

 

Galeano: "No vale la pena vivir para ganar, vale la pena vivir para seguir tu conciencia"

23/05/2011 - Canal 3 - Televisión de Cataluña S.A.

Jaume Barberà, director y presentador del programa "Singulars", entrevista a Eduardo Galeano. En su extensa obra, el escritor uruguayo ha mezclado todos los géneros con un objetivo claro e inamovible: denunciar los abusos del poder y reclamar la dignidad de los ciudadanos anónimos. Galeano recibió en Barcelona el Premio Vázquez Montalbán de periodismo.

El 15M visto desde Argentina - Telma Luzzani



Columna de Internacionales de Telma Luzzani, sobre el movimiento 15-M integrado por jóvenes "indignados". Anunciaron que seguirán las protestas en Puerta del Sol y en el resto de las ciudades del país, que ahora comienza a prender en otros puntos de Europa. Entrevista a Francisco "Paco" Sánchez, de la agrupación Democracia Real Ya. Emitido por Visión Siete, noticiero de la TV Pública argentina, el viernes 20 de mayo de 2011

El 15M visto desde Argentina - Beatriz Sarlo



Programa 6, 7, 8 (Canal 7 - Televisión Pública argentina)

Argentina 2001/España 2011

Especial sobre la Crisis en España, emitido el 24.05.2011, poco después de la manifestación del 15M. Se centra en la cobertura mediática del fenómeno (tanto en España como en Argentina). La invitada especial en este programa presentado por Luciano Galende fue Beatriz Sarlo.

El 15M visto desde Argentina

 


Programa 6, 7, 8 (Canal 7 - Televisión Pública Argentina)

Argentina 2001/España 2011

Especial sobre la Crisis en España, emitido el 22.05.2011, días después de la manifestación del 15M. Estudia la situación actual en España en relación con los efectos de las políticas neoliberales implantadas en Argentina a partir de la dictadura militar.

Luciano Galende y un panel de periodistas analizan la cobertura mediática del fenómeno tanto en España como en Argentina desde la perspectiva del Kirschnerismo.

CQC CON LOS INDIGNADOS EN ESPAÑA

Caiga Quien Caiga - Argentina (29-05-2011)